Welcome to the FOCAL archive

The Canadian Foundation for the Americas (FOCAL) is no longer in operation. This website documents FOCAL's activities and accomplishments throughout its existence. Thank you for your interest in the work of FOCAL.

Los mexicanos en los mercados laborales
de Estados Unidos

Alejandro Álvarez Bejar

Existe una complementariedad demográfica básica que impulsa la
integración laboral entre los dos países.

La Secretaria de Trabajo de los Estados Unidos Hilda Solis y Embajador de México en Estados Unidos Arturo Sarukhan
Foto: Departamento del Trabajo de los EE.UU.
La Secretaria de Trabajo de los Estados Unidos Hilda Solis y el Embajador de México en Estados Unidos Arturo Sarukhan hablan del éxito resultando de la cooperación con el Departamento del Trabajo, 2 de diciembre de 2010.

Casi 22 meses después del fin oficial de la recesión, EE.UU. tiene 14.5 millones de trabajadores desocupados, aunque la disminución de la tasa general de desempleo hasta 8.8 por ciento anunciada por el Departamento del Trabajo en abril de 2011 la llevó a su nivel más bajo desde marzo de 2009. El mismo departamento indica que la reciente creación de empleo benefició en gran parte a dos grupos: las mujeres blancas y los hispanos, entre quienes el desempleo cayó en 0.2 y 0.3 por ciento respectivamente.

Los nuevos empleos fueron de nivel poco cualificado y requieren poca educación; se concentran mayoritariamente en las actividades de servicios, restaurantes, comercio y, en menor escala, en la producción manufacturera. Eso confirma varias tendencias de la restructuración económica en EE.UU: pasan del predominio de la industria al de los servicios, se destruyen empleos cualificados y bien remunerados, mientras que se crean empleos de baja remuneración.

Por regiones, en EE.UU. han cambiado mucho los patrones de especialización económica, siguiendo los motores de la expansión en la última década: la construcción, los servicios y la manufactura. Todas esas actividades han incorporado trabajadores migrantes mexicanos, de baja cualificación, que no han desplazado a trabajadores americanos sino que han llegado para ocupar posiciones y niveles de salarios que ellos no quieren. De esta manera cubrieron la demanda de mano de obra durante el ciclo de expansión de los sectores inmobiliario y servicios antes de la crisis.

La inmigración indocumentada estuvo fuertemente alentada por el enorme poder de atracción que ha ejercido la economía de EE.UU. sobre los trabajadores de todo el mundo, en particular los mexicanos, que forman casi una cuarta parte del flujo total de migrantes. Ahí se sitúa el impulso a una integración creciente de los mercados laborales de EE.UU. y de México.

En México, a causa primero de los programas de ajuste estructural del Banco Mundial, y después de la apertura y desregulación pactadas en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que afectaron sobre todo al sector agrícola pero también al comercio, las finanzas y el transporte, fueron desplazados millones de trabajadores rurales (seis millones de personas según el Banco Mundial). Estas personas, al no encontrar empleo en el país, al comparar las diferencias de los salarios que se pagan en los dos países y al escuchar que había demanda de trabajadores, decidieron emigrar a EE.UU. Sin embargo, esta tendencia fue parcialmente revertida desde la crisis de 2008-2010 hasta la fecha, cuando ha bajado bastante el flujo de migrantes.

La movilidad de la mano de obra no fue incluida formalmente en el TLCAN, pero la presencia de millones de mexicanos en EE.UU. indica que en los mercados laborales ha avanzado la integración: en siete estados, los migrantes mexicanos representan entre el 25 y el 35 por ciento de la fuerza laboral, en otros cinco estados representan entre 15 y 24.9 por ciento de los trabajadores, y en seis estados más, su proporción va del 10 al 14.9 por ciento de la fuerza laboral.

Figura 1: Porcentaje de los inmigrantes mexicanos de la fuerza laboral a nivel regional y estatal en EE.UU. (2007)
Map of US showing percentage of Mexicans in the labour force in each state
Fuente: Elaborado por Angel David Fonseca, con datos de Bendixen & Associates.

Hay una complementariedad demográfica básica que impulsa esa integración laboral: la mano de obra americana aumenta lentamente (0.5 por ciento anual) y envejece rápido (entre 2000 y 2009, los trabajadores mayores de 45 años pasaron de 39 a 44.5 por ciento de la fuerza laboral), lo que llevó en el mismo periodo a un aumento de casi tres millones de trabajadores jubilados.

La mexicana es una fuerza de trabajo relativamente joven, abundante y con cierto nivel de escolaridad. Así, la mayoría de los migrantes mexicanos a EE.UU. está entre los 30 y los 45 años de edad y su nivel de educación promedio es de 10 años, cuando la media del país de origen es de sólo ocho años. También es tan abundante que permite que haya casi 13 millones de mexicanos en EE.UU., la mitad de ellos sin documentos. Entre 2005 y 2010 según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el flujo migratorio total fue de 455,587 mexicanos, de los cuales el 38 por ciento tiene su origen en pueblos y localidades con población menor a los 2,000 habitantes, donde el principal segmento migrante son los jóvenes.

Este proceso de integración no está ausente de tensión. En EE.UU. en 2007 se debatieron legislativamente 1,400 iniciativas de ley relacionadas con el empleo de indocumentados; en 2008 se promovieron cerca de 800 iniciativas antiinmigrantes, y el año pasado se decretaron 346 fallos que condenan la inmigración indocumentada. La militarización es otra estrategia para controlar la frontera. El Instituto Nacional de Migración en México registró en febrero y marzo de 2011 más de 66,000 deportados desde EE.UU. Pero son la persistencia de altos niveles de desempleo y la mayor duración del mismo lo que desalientan actualmente los flujos migratorios desde México.

Así que continuará aumentando la presencia de los mexicanos en el mercado de trabajo de EE.UU., pero el proceso no ha sido ni será lineal y estará sujeto a la dinámica económica regional e institucional de Estados Unidos y México.


Alejandro Álvarez Bejar es socio-economista, profesor de tiempo completo en la Facultad de Economía de la UNAM, y titular de la Cátedra de Estudios de México Contemporáneo en la Universidad de Montreal. Su última conferencia sobre los mercados laborales se puede ver en:  http://www.cerium.ca/L-integration-des-Mexicains-dans



blog comments powered by Disqus
 
Comments Policy

Comments displayed in the Disqus forum are not the opinion of FOCAL, but of the commenter. Personal attacks, offensive language, false claims, solicitation and spam are not permitted.

Click "Flag" to report abuse to the moderator.

disqus_logo Privacy Policy

addthis AddThis Privacy Policy